Taiji,

 

   Desde el punto de vista primordial, el Tai Chi Chuan, es un arte marcial interno que antiguamente se llamaba Hao Chuan, o Boxeo blando, relajado.

 

Desde mi punto de vista es además, y fundamentalmente, una herramienta magnifica en cuanto a aprender a vivir más desde la presencia, flexibilizar el cuerpo y la mente, y desarrollar una mejor salud; y pienso sinceramente que el boxeo es la parte limitada de lo que el Taiji puede permitir a cualquier ser humano, experimentar de forma suave.

 

Alinearse de manera agradable, entre el Cielo y la Tierra.

 

Puedes empezar a cualquier edad y siempre beneficiaras de sus cualidades intrínsecas. Tanto desde joven como desde una edad más madura.

 

 

 

 

   El Taiji es meditación en movimiento.

 

 

  Desde tus pies enraizados, desarrollándose a través de tus piernas, dirigido por tu cintura, o Dan Tien, y expresado a través de tus manos y tus dedos; el Chi fluye libre y continuo, como un rio, a veces tranquilo, a menudo tumultuoso…

 

 

  Tus pensamientos aquietados, presencias cada movimiento, tanto internamente como externamente; consciente de los sonidos, de los movimientos, de tu respiración, fluyes como el agua sobre su camino…

 

 

 

 

Las temporadas pasan, aunque algo eterno es; en este mismo momento, a cada paso, a cada inhalación, a cada exhalación...

 

   El Tai Chi meditativo, fusiona uno, con el Uno. El Uno es la naturaleza fundamental de la realidad, la esencia del Taichi, la unidad suprema. Unificar, equilibrar, armonizar y abrir el ser, concentrando el Qi, la fuerza vital, en las áreas del abdomen, el corazón y el cerebro, se fusiona con el Uno. La primera unificación se hace concentrando el flujo de la energia vital de uno, en el área del abdomen, el Dan Tien inferior, donde se transforma naturalmente en Qi humano, y circula a través del sistema de uno. Entonces, uno equilibra y armoniza, concentrando el flujo de las fuerzas complementarias del Qi del cielo y el Qi de la tierra, en el área del corazón, el Dan Tien Medio, donde se transforma naturalmente en el Qi del espíritu. El Qi espiritual es como una forma de amor. Uno entonces se abre, concentrando el flujo del Qi del espíritu en el área del cerebro, el Dan Tien superior, donde se transforma naturalmente en apertura pura. Siendo entonces unificado, equilibrado, armonioso y abierto, uno fusiona con el Uno. El Qi cósmico del uno, que impregna y unifica a todos, fluye y se concentra en el sistema de uno. La práctica regular, día tras día, hace que la meditación sea una forma de ser.

 

 

 

Estudios sobre los beneficios del Tai Chi : Tai Chi Study