¡Gracias!

 

 

Quiero agradecerlos, y agradecerlas, de todo corazón por vuestras letras, vuestro cariño, y por el tiempo que habéis tomado para compartir vuestras experiencias.

 

Muchas gracias por haber cogido un poco de vuestro precioso tiempo, para reflexionar sobre lo que hemos compartido juntos durante, según cada persona, más o menos tiempo. Gracias por haber abiertamente compartido vuestras sensaciones, vuestras experiencias, y vuestras emociones, sobre lo que os ha parecido más apropiado.

 

Estoy muy agradecido por todo lo que he leído, y aun más por haber tenido la oportunidad de compartir con cada uno de vosotros, y cada una de vosotras, lo que me apasiona desde tantos años, y que creo ser, un bien inestimable por la humanidad. Todavía es muy temprano, para muchos, de darse cuenta de ello; pero en algunos años, os recordareis de estas clases, y estas palabras. En un futuro próximo, muchas personas se van a beneficiar de la fuerza curativa que se disimula en cada uno, y cada una de ella.

 

Es aquí, donde se esconde el verdadero secreto de estas prácticas milenarias; esta en el poder de darse cuenta, que pasando tiempo con uno mismo, con una misma, focalizando la mente sobre el soplo, coordinado con movimientos suaves, estudiados y precisos, algo pasa…Practica, practica, practica ;-)

 

Aquí está expuesta la responsabilidad de cada uno frente a su propia vida, frente a sus propias elecciones, de hacer tal o tal deporte, para estar a gusto con uno mismo, con una misma. Esto va mas allá que un deporte.

 

¿Para qué hago lo que hago? ¿Me hace sentirme bien, o me daña? ¿Existen pruebas relevantes como cual es beneficioso para mi salud, o está demostrado que hay mas lesiones? ¿Es algo de moda, un producto comercial sin escrúpulo, o es algo que ha pasado la prueba del tiempo, respetuoso y harmonioso tanto por el cuerpo, que la mente y el corazón?

 

                                                                                             Fotos de  Franck Montoro

I am Mathieu Courivaud, Arun conscious touch practitioner, progressivethaimassage teacher and yoga teacher.

 

I started Arun conscious touch thanks to Franck Montoro, he is not only my first mentor but also I followed his guidance for many years while I studied with other masters.

 

I can only speak highly of him as a professional, both as therapist and master, and of his understanding of human beings.

 

Mathieu

 

progressivethaimassage.com

 

 

 

Durante los último cinco años he asistido de forma regular a las sesiones impartidas por Franck Montoro en diferentes centros y sobre diferentes enseñanzas: Chi kung, Taichí, Bagua, Respiración y meditación.

 

A lo largo de todo este tiempo he ido experimentando cambios en la forma de sentir mi cuerpo. He ido descubriendo las conexiones entre lo que hasta entonces consideraba partes del cuerpo, para sentir el cuerpo cómo un todo, y ser capaz de identificar las interconexiones del cuerpo, y como existe una interacción entre todo lo que pasa en él.

 

Otro gran apartado en el que las enseñanzas de Franck han sido de gran influencia, ha sido la forma en la que siento, y soy capaz de gestionar la energía en mi cuerpo. Durante las practicas he ido aprendiendo a sentir la energía en mi cuerpo, y como activarla con la práctica de algunos ejercicios.

 

Franck ha contribuido también a cambiar la forma en la que ahora entiendo los conceptos de Meditación y Relajación, mostrándome que puedo incorporarlos a casi todos los aspectos de mi vida cotidiana para mejorar mi actitud, comportamiento y respuesta ante los diferentes estímulos, positivos y negativos, que a lo largo de nuestra vida recibimos.

 

Durante los años de practica con Franck he ido progresando en la forma en la que percibo y siento mi cuerpo y en la forma en la que gestiono su energía y podría relatar múltiples experiencias como la sensación de estar completamente lleno de energía tras una serie de ejercicios de Bagua o como pasar a un estado de relajación con ejercicios de Taichí, o notar la flexibilización de músculos y fibras con ejercicios de Chi kung.

 

Pero sobre todas ellas me gustaría resaltar como la practica reiterada de los ejercicios de las enseñanzas de Franck han tenido un peso importante en la recuperación de una lumbalgia que terminó con el diagnostico de una Hernia entre las vertebras lumbares L4 y L5 con irradiación a la pierna derecha. En el primer trimestre de 2015 se me detectó una Hernia discal lumbar tras sufrir un episodio de lumbalgia severo. Dicha hernia presionaba el nervio ciático hacía la pierna derecha lo que me producía un dolor intenso en glúteo y tobillo de la pierna derecha, impidiéndome estar de pie o caminar un periodo superior a 10 minutos sin sufrir dolores agudos. Después del diagnóstico médico Franck me recomendó la práctica de ejercicios de Chi kung. Aunque escéptico y limitado por el dolor, empecé a incluir una serie de prácticas en las rutinas de mí día a día. La inclusión de estas prácticas ha contribuido de forma efectiva a que hoy pueda llevar una vida normal sin dolor y sin haber tenido que pasar por quirófano para resolver el problema de la Hernia.

 

Angel

 

 

Para mí, conocer las enseñanzas de Chi Kung vino ayudarme a la búsqueda de mi misma. Una búsqueda que supongo será eterna. Pero todo llega, en el tiempo adecuado. En eso creo. No conozco otro Maestro/ Profesor, pero me identifiqué contigo desde el primer día.

 

La práctica de este arte interno. Me ayudó mucho, física y emocionalmente.

 

A nivel físico aprendí que no hay que machacar el cuerpo. Todo lo contrario. Se debe respectar las limitaciones, sin miedo a ser juzgado. Que tus articulaciones mejoran mucho. Hay dolores que llegan a desparecer. Hombros rodillas, lumbago, las molestias que tenía han desaparecido. Y si, se puede sudar con una postura estática, como el árbol. Aprendí mucho de anatomía, de mi cuerpo.

 

Al mejorar el aspecto emocional, el dolor físico también mejora bastante.

 

Pasaba por la menopausia, por el luto de mi padre y muchos otros cambios difíciles de  gestionar. Pude soltar emociones de cosas que creía olvidadas. Aprendí a respirar, a aceptar fragilidades. Desbloquear. Aceptar. Estar aquí e ahora en todo momento. Disminuir la ansiedad. El stress. Incluso padecía de ataques de pánico que se han ido.

 

Luisa

 

 

Mi experiencia con la práctica del Chi-Kung

 

Mi nombre es Mercedes, tengo 60 años. Hace 9 años que empecé a practicar Chi-Kung, en ese momento mi estado de salud era delicado, padezco Síndrome de Marfan, es una enfermedad rara. En 2007 me operaron de la columna, eso conllevo tener que estar un año con un corsé rígido 24 horas al día, solo me lo podían quitar para ducharme. Cuando me quitaron el corsé apenas podía estar de pie sin moverme más de 10 minutos, podía caminar despacio y cerca de lugares donde poder apoyarme o sentarme. En el año 2009 comencé las clases con D. Franck Montoro, y a practicar Chi-Kung. Gracias a ello poco a poco, empecé a poder estar más tiempo de pie, caminar más tiempo, mover partes de mi cuerpo que apenas podía levantar ni coger peso, a tener agilidad, modificar posturas que me ayudaron a ir adaptando y normalizando mi estado físico y poder realizar con mas autonomía mi cuidado e higiene personal y las  cosas básicas y cotidianas del día a día,  así como tomar consciencia para despegarme del dolor físico aceptándolo y conviviendo con el.

 

El trabajo realizado durante estos años, me ha servido para interiorizar dentro de mi cuerpo y mente, descubriendo una pequeña parte de lo que podemos ser capaces de llegar a hacer abriendo la consciencia de la propia mente y sorprenderte de lo que se puede hacer con ello. El beneficio físico y mental que se obtiene con la práctica del Chi-Kung es muy propicioso, si observamos como poco a poco, mejora considerablemente la salud física y mental .  

 

Mercedes B A.

 

 

Soy Josefina, en la actualidad tengo 57 años. Maestra de Educación Infantil en la Escuela Pública.

 

Tras tres operaciones de rodilla (nunca he sido deportista, pero me gustaba montar en bici, caminar por la montaña y nadar), descubrí que no podía hacer ninguna de estas actividades, en todas encontraba dolor.

 

Gracias a mi Fisioterapeuta Elena, que me recomendó practicar Yoga o Taichí, encontré en el curso 2008-9 en el Aula de Danza de Alcalá de Henares a mi profesor y maestro Franck Montoro. Él siempre dice que el Taichí y el Chikung no son deportes, sino una forma de entender la vida, y año tras año hasta el momento actual sigo compartiendo enseñanzas, aprendizajes y sobre todo una buena amistad, con él “MI MAESTRO” (aunque tan modesto como siempre, nos sigue diciendo que ser Maestro son palabras mayores y que él es un profesional al que le gusta hacer las cosas bien y transmitir experiencias).

 

Y en verdad descubrí durante más de 9 años que el Taichí me cambió la vida, personal y profesionalmente. La flexibilidad, el equilibrio que consigues con esta disciplina, la lentitud de movimientos, la respiración consciente, la consciencia corporal, la intención, la repetición sin juicios, el estar en el momento presente, la constancia,… Son enseñanzas que incluyo en mi día a día y también las comparto con mis alumnos en la Escuela. En mis clases siempre hay un momento del día para hacer Taichí y Chikung.

 

He aprendido a ser más consciente de mi cuerpo, de mis rigideces, a estar más atenta a mis reacciones ante otro, a respirar cuando estás bien y cuando pasa por momentos difíciles, a no juzgarte, a fluir,…

 

No he vuelto a tener esguinces, ni lesiones graves gracias a la constancia en la práctica y a la confianza en el Taichí a través de Franck.

 

Franck, un hombre con los pies en la tierra, de gran humanidad, una gran formación y unas ideas muy claras sobre lo que quiere conseguir con el Taichí y el Chikung, ha ido dejando semillitas por donde va y nos ha transmitido pasión en cada una de sus clases que el sigue llamando “cursos”, ya que cada una de ellas es única.

 

Quiero dar las gracias a todas las personas que le han puesto un suelo para poner sus raíces y para seguir ofreciéndonos sus enseñanzas, su humanidad, generosidad y su humildad.

 

Gracias Maestro, en Alcalá de Henares ya has creado escuela.

 

Y como tú siempre dices: “Paz ciencia y tiempo de Práctica”

 

Siempre recordaré la primera frase que te oí en clase mientras practicábamos EL ARBOL: “Observa los pensamientos como nubes que pasan en el cielo”. Cada vez que vea nubes moverse en el cielo te recordaré.

J G

 

 

El chi  Kung es un arte, el cual hay que transmitir, a mi entender, desde la sabiduría del corazón el emperador en medicina china; y encontrarte con alguien que te lo transmita desde este lugar es un lujo.

 

Evidentemente hay que prepararse para poderlo transmitir, y llegar al corazón de los alumnos. Y la magia ocurre, y sientes como la energía fluye a través de todo tú ser, esto ocurre solo cuando hay un maestro de verdad; no hay tantos maestros, pero en las clases de Fran, ocurre. Mi más profunda gratitud.

 

Ana Leiva Martínez

Terapeuta en Osteopatía, Acupuntura, Reiki, Hipnosis Clínica.

 

 

Conocí a Franck Montoro cuando comencé a participar en las clases de Chikung que impartía en el Espacio deportivo la Garena en Alcalá de Henares, para continuar en Arena Danza también en Alcalá de Henares donde participé en algún seminario de respiración, Chikung y meditación. En el año 2017 realicé un curso de Bagua en  el centro Samma Ashtanga Yoga de Alcalá de Henares y por último clases de Thai-Chi en la Universidad de Alcalá.

 

Una de técnicas que más utilizo en la vida diaria es el control de la respiración que me ha ayudado a relajarme a la hora de dormir y poder descansar mejor, estas técnicas también las utilizo cuando me encuentro estresada y me ayudan a relájame.  Desde que las utilizo mis problemas por nervios en el estómago se han visto muy reducidos. Todo ello hace que me sienta más relajada en mi vida cotidiana.

 

Yo tenía problemas por un exceso de curvatura en el puente de los pies y el realizar tanto ejercicios de Chikung, como de Bagua o Tai-Chi me han ayudado a abrir las articulaciones de forma que he perdido casi todo el exceso de curvatura en la planta del pie, lo que me ha ayudado a mejorar mi estabilidad y eliminar las tensiones en los pies que llegaban a producirme dolor.

 

Cuando realizo ejercicios de Chikung o Tai-Chi me siento relajada, pero a la vez tengo la sensación de activar mi organismo, apareciendo una sensación de calor y si tengo sueño este desaparece. Con algunos ejercicios tengo la sensación de tener un batallón de hormigas que recorren mi organismo, sobre todo en la parte superior del cuerpo.

 

Maïte

 

 

Franck, me abrió un camino de ser y estar en esta vida con mayor salud y felicidad.

 

Por su gran humanidad.

 

Por su capacidad de enseñar como sentir el cuerpo y la energía que cada uno tiene.

 

Por su insistencia día a día en el trabajo de cada uno de sus alumnos.

 

Por su alegría al observarnos en el desarrollo de nuestro  Chi Kung como en Tai Chi.

 

Por darse noblemente al bienestar del que le rodea.

 

Por su búsqueda constante de contenidos para mejorar nuestra salud tanto física como mental.

 

Por toda la información que da a manos llenas.

 

Por esto y muchas más, doy gracias al universo por conocerlo, practicar sus enseñanzas y ponerlo en mi camino.

 

María Luisa

 

Llevo ocho años practicando Chi Kung y Taichí con Fran Montoro, mi experiencia con sus clases ha sido todo un descubrimiento, he aprendido a diferenciar músculos, huesos y fascias y descubrí con muchos de sus ejercicios a encontrar una relajación y energías muy gratificantes y beneficiosas.

 

Con Fran he podido realizar múltiples ejercicios de manera fácil ya que como profesor me ha ayudado siempre con paciencia, buena cara y simpatía y trasmitiendo de manera clara sus conocimientos para poder realizar correctamente los ejercicios siempre en mi beneficio.

 

Mi experiencia con Fran me permite afirmar que su trabajo me ha descubierto todo lo bueno que tienen estas prácticas y poder recomendarlas sin ninguna duda.

 

Como persona y maestro mi más sincero agradecimiento.

 

Conchi Senra

 

 

 

Estuve yendo a clase de Chikung con Fran Montoro durante 2 años,

 

Fue todo un descubrimiento esta técnica porque no la conocía.

 

Me di cuenta, qué a partir de ejercicios, aparentemente sencillos, pero bien ejercitados, podemos tener la capacidad de mejorar mucho nuestro cuerpo, a nivel postural, de salud, de prevención y sobre todo, de ser conscientes y tener control sobre él.

 

Poco a poco, fui desarrollando el equilibrio, canalizando la energía y notando como mi estado anímico mejoraba.

 

Tuve la oportunidad de conseguir bastante información y documentación sobre esta técnica, para seguir desarrollándola de forma personal.

 

Y también la posibilidad de compartir experiencias con los grupos con los que estuve, esto fue muy enriquecedor,

 

En resumen, me resultó una experiencia muy satisfactoria y por supuesto, muy recomendable.

 

Mi nombre es Raquel Gutiérrez Cepero

 

 

Y más gracias, a todos, y todas, de cuales no tengo nada escrito aquí, pero que han activamente participado a todas estas clases, y encuentros.

 

Que la fuerza, y la paz interna, os acompañe vayáis donde vayáis, estén donde estén.

 

 

¡Gracias!

 

 

 

 

Tao Te King

 

 

El bien supremo es como el agua,

 

 

El agua da vida a las diez mil cosas, y no se esfuerza.

 

 

Fluye en sitios que el hombre rechaza, por tanto es como el Tao.

 

 

Morando estate cerca del campo.

 

 

Meditando, vete profundo en el corazón.

 

 

Tratando con otros, se amable y atento.

 

 

En el hablar, se verdadero.

 

 

En el gobernar, se justo.

 

 

En la vida diaria, se competente.

 

 

En acción, se consciente del tiempo y las estaciones.

 

 

No pelea; No culpa.

 

 

Lao Tse